:: Home ::

Coche Eléctrico

 

Carga de la batería
Todos los vehículos eléctricos llevan incorporado en su interior un cargador cuya misión es convertir la corriente alterna de la red eléctrica en corriente continua para poder ser almacenada en las baterías. Esto conlleva importantes aumentos de temperatura, existiendo el riesgo de sobrecalentamiento cuando las intensidades y los tiempos de carga son elevados. Por este motivo la potencia que pueden manejar estos rectificadores esta limitada. Para más de 250V e intensidades superiores a 75A se aconseja que una estación de recarga suministre de manera directa a las baterías la corriente continua, realizando la transformación CA/CC fuera del vehículo. Para este tipo de recarga los conectores usados son; CHAdeMO, CCS Combo y SAE J1772 Combo. Estos tres conectores los podemos encontrar en las estaciones de recarga rápida, siendo el CCS el elegido como estándar tanto por fabricantes europeos como americanos.

Existen diferentes dispositivos de recarga para los vehículos eléctricos. Éstos se diferencian entre sí en:

 

Tipos de recarga y tiempos
Se consideran cinco tipos de recarga según la velocidad de esta, es decir, cuánto tiempo lleva recargar las baterías, que depende directamente de la potencia disponible. Se suelen resumir en dos, recarga lenta y recarga rápida.

Para las recargas rápidas se tienen exigencias a nivel eléctrico, mayores que en la recarga convencional. Por poner una referencia, la potencia requerida para este tipo de instalaciones es comparable a la de un edificio de 15 viviendas. Así, la recarga rápida puede implicar la adecuación de la red eléctrica existente

 

Modos de carga o nivel de comunicación
Los modos de carga tienen que ver con el nivel de comunicación entre el vehículo eléctrico y la infraestructura de recarga (y por consiguiente la red eléctrica), y el control que se puede tener del proceso de carga, para programarla, ver el estado, pararla, reanudarla, o incluso volcar electricidad a la red.

 

Tipos de conectores
Los tipos de conectores todavía no están estandarizados a nivel mundial. Así que hay varios enchufes, con diferente tamaño y propiedades. Ha habido un intento de unión entre los fabricantes alemanes y los norteamericanos con el sistema combinado, pero no se han puesto de acuerdo con los franceses y los japoneses.

 

En la figura inferior se puede ver el cable de carga que viene de serie cuando compras un coche eléctrico. En este caso el cable sirve para conectarlo en un enchufe del tipo Schuko, el mismo que tenemos a disposición en nuestras casas.

 

 

 

Carga inalambrica de baterías
El sistema consiste en una base de recarga inalámbrica instalada en el suelo que podrá cargar mediante inducción las baterías de cualquier automóvil colocado encima y dotado del elemento receptor, que se encargará de gestionar el proceso de modo automático y de avisar al conductor cuando todo esté listo.

Este tipo de carga no tiene el punto fuerte en la velocidad o potencia en recargar las baterías, más bien en la comodidad de cara al usuario.

Con un sistema de carga inalámbrico también se trabaja en la estandarización de los sistemas actuales, ya que hay diferentes conectores físicos luchando por ser la mejor opción, y otros que están por llegar.

La idea parece buena también en cuanto al espacio a ocupar, todo queda escondido, sin puntos de carga ni cables, algo que se puede valorar positivamente en interiores con menos espacio, o en exteriores de cara a soportar las condiciones climatologicas de cada lugar. También ayuda a eliminar un problema como es el vandalismo y deterioro de las instalaciones de recarga.

Otra ventaja importante de esta técnica de recarga, es la de ser mucho más segura dado que impide cualquier electrocución.

 

Funcionamiento básico de la recarga inalámbrica
Los sistemas de recarga inalámbrica (figura inferior) que se están desarrollando, o incluso comercializando y usando ya, se basan en la transmisión inductiva de energía. Por una parte tenemos la base colocada en el suelo, que contiene una bobina, al hacer pasar corriente eléctrica por esta, a una determinada frecuencia, se crea un campo electromagnético que llega hasta la almohadilla o placa colocada en la parte inferior del coche.

En la base o placa receptora de la parte inferior del coche también hay una bobina, en la que se induce la corriente eléctrica con el campo electromagnético que incide sobre ella. Esta es la corriente con la que se recargará la batería. Por tanto un sistema consta de dos partes, la que forma parte de la infraestructura o de la instalación doméstica, y la que forma parte del vehículo.

 

El “salto” o distancia entre placas emisora y receptora que se consigue por el momento, según el sistema, puede variar entre 5 y 40 cm (pero también cambia la eficiencia de la transferencia). Uno de los problemas de la recarga inalámbrica es que se desperdicia (se pierde) parte de la energía eléctrica, por eso se habla de eficiencia del sistema.

Se pueden encontrar dos sistemas de recarga inalambrica para vehículos:

 

Como resumen podemos decir que estos sistemas van mejorando, pero algunos todavía tienen cifras mediocres. Los mejores vienen a alcanzar una eficiencia de entre el 91 y 94%. O sea, que nuestro contador marca un consumo de 100 (pongamos Wh), que es lo que nos cobrarán, pero el sistema solo ha hecho llegar a las baterías de nuestro coche 91 Wh.

Es decir, un coche eléctrico que no se haya adaptado, y no incorpore los elementos del sistema de recarga inalámbrica, en modo alguno va a aprovechar las bases de recarga inalámbrica que pueda haber en el suelo. La intención sería tener “almohadillas” o bases de recarga en el suelo de las plazas de estacionamiento.

Cuando un coche eléctrico (adaptado) llega a la plaza, aparca encima de la base (la almohadilla o placa del suelo tiene que quedar más o menos alineada con la del coche), el sistema lo detecta automáticamente, y comienza la recarga. Cuando la batería se llena, o bien cuando el conductor retira el coche, la recarga se detiene.

 

Nota: otra opción para la recarga seria cambiar el pack de baterias completo en areas de servicio espacializadas, es decir, se cambia las baterias descargadas por otras iguales pero cargadas, Esto acortaria los tiempos, pero necesita una infraestructura muy compleja de areas de servicio con repuesto de baterías y personal especializado. Además los fabricantess, deberian diseñar los automóviles de tal forma que seria facil quitar y poner la bateria cada vez que se descarga.
Actualmente este sistema esta descartado por la enorme inversión que se necesitaria en areas de servicio preparadas para hacer este trabajo de sustitución, ademas se necesitaria una estandarización de todos los fabricantes, en la instalación y el modelo de baterias en sus automóviles.

 

 

© 2017 Aficionados a la Mecánica. Pagina creada por Dani meganeboy.