:: Home ::


Averías en los rodamientos y en las transmisiones

Los rodamientos son elementos del automóvil relativamente robustos y de larga duración, especialmente si están montados correctamente. El manejo conveniente en el montaje y desmontaje no implica nada extraordinario: es verdad que exigen limpieza, exactitud y útiles adecuados, pero esto es totalmente normal tratándose de piezas de precisión. En general, los rodamientos llegan a las manos de los expertos en mecánica en condiciones de ser montados de inmediato. Por tanto, conviene dejarlos en su envase original hasta ese momento.
Antes de empaquetarse, los rodamientos reciben un tratamiento antioxidante. En el envase original resisten el almacenamiento durante muchos años. La tecnología aplicada a los rodamientos del automóvil, con excepción de los de rodillos cónicos, es la de engrase de por vida y para obturaciones fijas. Algunos fabricantes incorporan las últimas tecnologías de triple sellado. Está, pues, contraindicado manipular estas protecciones, que suponen larga vida útil para el rodamiento.


Las averías más frecuentes de los rodamientos se deben a defectos de montaje, agua en el rodamiento, impurezas en el rodamiento, defecto de forma en el soporte (alojamiento) o eje y fatiga del material.
El montaje adecuado tiene que ver con todas y cada una de estas causas de avería, incluso con la última. Un montaje inadecuado puede afectar sensiblemente a la vida del rodamiento y contribuir a la fatiga de los aceros de alta calidad especiales para rodamientos.


Como evitar las averías: montaje adecuado

Antes de colocar el rodamiento, hay que verificar que la referencia es la que corresponde al modelo y el año del vehículo que reparamos. Hay que asegurarse de que se dispone de todas las herramientas necesarias y útiles (casquillos. prensa, llave dinamométrica. etc.) y verificar las especificaciones de holguras, precargas. pares de apriete, etc.

La limpieza en la manipulación debe ser una preocupación permanente para el mecánico. Cualquier cuerpo extraño que pueda penetrar en el rodamiento conlleva un deterioro rápido del rodamiento. Antes del montaje, hay que asegurarse de la limpieza de todo el material: piezas y herramientas.
Verificar ejes y rodamientos es primordial. Una deformación de la mangueta, la ovalización del alojamiento del rodamiento o el alojamiento acampanado son las principales causas de averías. Los aros de rodamientos son relativamente finos con relación con los ejes y el alojamiento, y ello se traduce en una contracción o copia de la deformación que altera sus condiciones de trabajo. En el caso de detectar anomalías en el alojamiento o eje. deben ser rectificadas o sustituidas por piezas nuevas antes de continuar el montaje.

Siempre se ha de utilizar un tubo o casquillo (fig. 1) unas décimas menor en diámetro al del aro del rodamiento que deba ser montado con ajuste apretado, bien sea sobre el aro inferior, montaje sobre un eje o en el aro exterior si se monta en su alojamiento (fig. 2). Si el ajuste apretado es sobre eje y rodamiento a la vez, el casquillo debe apoyarse sobre ambos anillos (fig. 3).

Si por error aplicáramos la fuerza en el aro interior para el clavado del aro exterior en un alojamiento, dañaríamos de inmediato el rodamiento, pues al transmitir la presión ejercida a través de los elementos rodantes (bolas) produciríamos unas pequeñas huellas en la pista del aro contrario, al girar el rodamiento y con el paso continuo de las bolas por la pista marcada tendríamos una vibración y pérdida de pequeñas partículas de acero que dañarían en pocos kilómetros el rodamiento produciendo una avería prematura. Como medio de calado de un rodamiento, la prensa hidráulica es el idóneo para la presión progresiva.

El montaje con martillo se desaconseja del todo. Incluso si se golpea el aro adecuado al rebote de las bolas (fig. 4) en el interior de sus jaulas y pista dañaría ambas y la avería se produciría en pocos kilómetros.
Este sistema de montaje tiene un riesgo adicional, el de golpear las obturaciones. Una protección dañada, desplazada o hundida perderá su estanqueidad permitiendo la entrada de agua y suciedad. Así no obtendremos el kilometraje esperado de un rodamiento. Para este montaje es preciso utilizar una prensa hidráulica u otro medio de presión progresiva como podría ser un útil con tornillo.
Por último hay que insistir en un punto fundamental. En los rodamientos la tolerancia radial interna (el juego) viene dado de fábrica y responde a unas exigencias de diseño. En los rodamientos rígidos de bolas y en los de doble contacto angular el apriete de las tuercas de fijación debe ser el recomendado por el constructor del vehículo. Estos valores de apriete deben ser especialmente precisos en los rodamientos de rodillos cónicos. Superar los valores especificados puede producir un aumento de la temperatura en el rodamiento y una avería en pocas horas de marcha.

Averías en las transmisiones
Las transmisiones, como todos los componentes fundamentales del automóvil, están sujetos a averías. Estas son las más frecuentes y las medidas a adoptar.






Nota: Averías en los rodamientos y en las transmisiones. Documento creado por: A. Flores/R.López

 

 

 

© 2014 Aficionados a la Mecánica. Pagina creada por Dani meganeboy.